Omelette a la gringa

Con huevos de campo, rellena de queso cheddar, tocino ahumado crocante, rúcula y un huevo entero

2 personas • 30 minutos

  • 4 huevos
  • 3 lonjas de tocino ahumado de Cecinas Llanquihue
  • 1 puñado de queso cheddar rallado
  • 1 puñado de rúcula

Pica el tocino en trocitos y dóralos en un sartén, hasta que boten el aceite y queden crocantes (unos 10 minutos a fuego medio). Pásalos por papel absorbente para sacarles el exceso de grasa.

En otro sartén, con un poco de aceite, fríe uno de los huevos hasta que la clara esté cocida y sin que se rompa la yema.

En un bowl, bate bien los otros 3 huevos, con un poco de sal y pimienta. Calienta un sartén mediano con superficie antiadherente, a fuego medio. Echa una cucharadita de mantquilla y repártela sobre la superficie levantando e inclinando el sartén de manera circular.

Echa la mezcla de huevo en el sartén y deja calentar por 1 minuto. Luego, sobre una mitad del círculo, deja caer suavemente el tocino, el queso y la rúcula. Deja calentar otro minuto más. Encima de la rúcula, pon con suavidad, el huevo frito (¡que quede al centro para que al compartirla no haya peleas!)

Con una espátula grande, o dos si son chicas, dobla la parte de huevo que no tiene nada, poniéndola sobre la parte que tiene el relleno. Mantén doblado presionando con la espátula por 1 minuto, o hasta que al sacarla se quede donde está. Deja calentar un poco más, pero cuidado que no se seque el interior.

Sirve altiro, cortada en 2.